Emocionante celebración de los cien años de la Escuela Manso de Velasco

En una emotiva ceremonia, presidida por la alcaldesa Carmen Castillo Taucher y la directora Paola Rojas Fajardo, se celebraron los cien años de la fundación de la Escuela José Manso de Velasco de San Felipe.

Primero como Escuela N° 21, luego N° 65 y finalmente con el nombre de José Manso de Velasco, el establecimiento ha formado a decenas de generaciones de sanfelipeños y también a habitantes de otras comunas del Valle de Aconcagua y que en la actualidad cuenta con una matrícula de 345 estudiantes.

Su actual directora, Paola Rojas, en emotivas palabras, agradeció a todos quienes se desempeñan en el plantel, desde directivos, docentes, asistentes de la educación, padres, apoderados y especialmente a sus alumnos.

“Es una gran emoción y un tremendo privilegio estar dirigiendo esta escuela en la celebración de su centenario. Estoy muy emocionada y agradecida de todos quienes me han ayudado en mi gestión directiva. Son muchas generaciones que han pasado por estas aulas y para mí es un honor ser directora de este establecimiento emblemático y que forma parte de un espacio emblemático, como es la Esquina Colorada de la ciudad. He conocido muchos relatos de ex alumnos que nos hablan de la historia de este establecimiento, que reconocen en esta escuela un espacio de acogida para muchas generaciones”.

La alcaldesa Carmen Castillo, no dejó de expresar su emoción. “Esta escuela está cumpliendo un hito muy especial, la directora Paola Rojas ha demostrado que las emociones son muy intensas. Ha sido una ceremonia muy emotiva y al mismo tiempo muy alegre, con antiguos alumnos y creo que cada uno de los que estuvimos presentes hemos podido disfrutar de un momento muy hermoso y emotivo”, señaló la jefa comunal.

La directora de la Dirección de Educación Municipal, Natalia Leiva Miranda, anunció un regalo para el establecimiento en sus cien años y éste consiste en una remodelación y mejoramiento de la sala de profesores y la entrega de kit educativos y deportivos  a los estudiantes de los niveles de pre básica y básica.

“Ha sido una ceremonia muy hermosa, llena de cariño y de emoción, cien años no se cumplen todos los días. Esto representa una trayectoria educativa con muy buenos logros educativos y buena matrícula”, indicó la directora Daem.

Uno de los momentos más emotivos de la ceremonia estuvo dado por la participación de dos ex alumnos de generaciones muy distantes en el tiempo, pero igual de impactantes: Ana Aristich, egresada en 2015 y actual estudiante de Pedagogía en Castellano de la Universidad de Playa Ancha y don Ramón Astudillo, quien egresó de octavo básico en la década del 60. Fue bombero, corista, atleta, dirigente vecinal y hoy se dedica a escribir cuecas, cuartetas y a pintar junto a su esposa, su compañera de vida.

Otro momento de mucha emoción fue el reconocimiento entregado al docente Roberto Tabilo y al asistente de la educación Eugenio Cabrera, quienes cumplieron 30 años de servicios en el establecimiento.

También fue distinguida la apoderada Margarita Soto, quien tuvo en la escuela a sus hijos y nietos.

Bajo el marco de la escuela, ha funcionado el grupo “Madres Tejedoras”, quienes confeccionaron mantas de colores que fueron entregadas como testimonio a la alcaldesa Carmen Castillo, por parte de la docente Olga Leiva, para ser donadas a alguna institución benéfica.

La actividad incluyó la entrega de distinciones por años de servicio a docentes y funcionarios, a ex alumnos de distintas generaciones y de manera muy especial la mención de aspectos históricos de esta escuela, que hace cien años surgió como la alternativa de fusionar en el área urbana de la ciudad a establecimientos del sector rural.