Sesenta alumnos de Escuela Sagrado Corazón participan en programa de hidroterapia

Una hora a la semana es la que pasan alrededor de 60 alumnos de la Escuela Especial Sagrado Corazón en la piscina del complejo deportivo Alonso de Ercilla en la comuna de San Felipe, gracias una interesante iniciativa financiada por el programa “Embajadores” de Anglo American en alianza con la Corporación Simón de Cirene.

El programa fue postulado a la empresa por uno de sus trabajadores, convirtiéndose en el embajador de la Escuela Especial, lo que permitió acceder al establecimiento a recursos para arrendar la piscina del complejo, además de pagar una monitora, a la que se suma una kinesióloga y una profesora de educación física que son parte de la Escuela Especial.

“Esta es nuestra tercera sesión, nos proyectamos hasta diciembre, con estas 10 sesiones, acá están participando 60 estudiantes y en algunos de los grupos, donde trabaja la kinesióloga, trabajan acompañados por su apoderado, quienes van siguiendo las instrucciones de la kinesióloga”, dijo Beatriz Gallardo, directora de la Escuela Sagrado Corazón.

La profesional sostuvo que los alumnos se dividen en tres grupos de trabajo, entre los que se cuentan básico, intermedio y avanzado, siendo el principal objetivo de esta iniciativa poder mejorar las habilidades motoras de los niños, además de mejorar la forma cómo ellos interactúan con otras personas.

“El agua es un lugar importante para la recreación y para mejorar la convivencia también, porque se producen otras maneras de relacionar y tener aprendizaje y mejoran la forma en cómo el estudiante se presenta a los otros aprendizajes que tiene por delante, interactúan con nuevas amistades”, dijo la directora.

Esta es una iniciativa que realizaba el Colegio Horizonte y que se ha mantenido con la Escuela Especial, aumentando de 50 alumnos en un principio, a 60 en la actualidad, quienes tienen el apoyo del Centro de Padres del establecimiento, que también aporta recursos para el proyecto.

“Esta es una actividad nueva para los niños, porque no todos podían hacerlo por su cuenta y este es el cuarto año que postulamos, ahora como Sagrado Corazón. Haber postulado este año fue un gran logro, porque fueron muchos los grupos que participaron y quedamos entre ellos, así que gracias a Anglo American que ganamos y a Simone de Cirene”, dijo María Isabel Farías, vocera de los apoderados de la escuela.

El programa de hidroterapia aporta muchos beneficios para los niños, ya que aumentan sus destrezas para poder realizar cualquier tipo de movimiento. El medio acuático es ideal para fortalecer su musculatura, ya que debido a la resistencia que presenta el agua, el esfuerzo para llevar a cabo los distintos movimientos hacen posible tonificar dicha musculatura.

El beneficio más importante al llevar a cabo la terapia es el efecto que produce este tipo de actividad, ya que los niños se desconectan de la rutina, se sienten libres, se relajan e interactúan mediante el juego.